RECOPILACIÓN | Bailarinas customizadas

Hace algo más de año y medio publiqué un tutorial en el que os enseñaba cómo había customizado unas bailarinas viejas para alargarles un poco la vida. Este era el resultado:



Estaban ya bastante inservibles antes de customizarlas y gracias al cambio que les di las he seguido utilizando hasta hace uno o dos meses, cuando finalmente me deshice de ellas. Creo que es una buena opción para poder seguir poniendo esos zapatos que tanto nos gustan por lo cómodos o bonitos que son, pero que ya están bastante maltratados, así que hoy os enlazo algunas ideas que he encontrado por la red:


Paso a paso en Stars for Streetlights

Con un pañuelo bonito y unas cuantas puntadas podemos conseguir la solución perfecta para esconder las típicas arrugas que aparecen con el tiempo en todos los zapatos.


Visto en Srta. Limón
Visto en Srta. Limón

Esta segunda opción es genial si no os convence la idea de ponerles a vuestros zapatos un adorno permanente. En este caso, lo único que está realmente fijado a la bailarina es la tira gris del centro, pudiendo cambiar la tela que forma el lazo tantas veces como se desee.


Paso a paso en Lovely Indeed

Si queréis algo todavía menos permanente, esta es la solución perfecta. Los pompones se unen a las bailarinas sólo mediante un clip, lo que permite, además de la opción de no utilizarlos siempre, colocarlos en diferentes posiciones: como en la foto, ladeados o incluso en la zona de los talones.


Paso a paso en SwellMayde

Me encanta el resultado de este DIY, que además me parece de lo más útil si el motivo por el que queremos rescatar nuestras bailarinas es que han perdido el color.


Visto en LolaStarHearts

Por último, y aunque estoy en proceso de empezar a odiar seriamente las tachuelas (¡están por todos lados!), esta opción con un resultado, a mi parecer, bastante logrado. Además, nos cuentan dónde podemos conseguir esas tachuelas en concreto.

Y hasta aquí el post de hoy. Combinando estos tutoriales entre sí, podéis sacar ideas nuevas que se ajusten a lo que vosotros buscáis. Por supuesto, aunque yo he puesto ejemplos con bailarinas, podéis aplicarlos a otros tipos de calzado.

¿Cuál es la idea que más os ha gustado? ¿Habéis puesto en práctica algo parecido alguna vez? Que no me entere yo de que tiráis el calzado antes de intentar darle otra oportunidad 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *