Una funda para mi teléfono móvil

¡Hola!

¿Cómo va ese verano? Espero que estéis descansando mucho para empezar el otoño con ganas 😀

Respecto a lo que os comentaba en el post anterior, intento reorganizar todo poco a poco. Os haré caso y compraré un disco duro externo. Aunque conociéndome, que no aplico muy a menudo aquello de «no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy», lo más probable es que para cuando lo compre ya haya vuelto a perder todo.

Hoy os quiero enseñar una funda de fieltro que le he hecho a mi teléfono móvil. Creo que es demasiado cursi hasta para mí 🙂



Antes de hacer esta funda, hice otra (con guirnaldas de banderines, muy fiestero todo) que no pude utilizar porque resultó ser un poco pequeña para mi teléfono. Así es que me puse a hacer esta otra algo más grande y acabé pasándome tres pueblos con el tamaño. Creo que incluso podría servirme para raptar personas.



Por fuera, ambas caras de la funda son iguales. Por dentro, una de ellas tiene un pequeño bolsillito (con su correspondiente corazón, esta vez en color naranja) para guardar billetes, por ejemplo. No sé si tendrá mucha utilidad, pero en su momento me pareció que podía estar bien para cuando se sale a hacer un recado rápido y no apetece coger el bolso.



Creo que es la primera funda para teléfono móvil que tengo. A ver si me acostumbro a usarla, que esto de los smartphones aporta demasiada pantalla que rayar a mi torpeza.



Por cierto, ¿os gusta cómo combinan el rosa y el naranja? A mí siempre me ha parecido una combinación bastante divertida, aunque puede llegar a cargar un poco.

Y hasta aquí lo que os quería enseñar hoy. ¡Nos leemos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *