TAG | Las enfermedades de los libros


Me gusta bastante ver los book tags que publican otras personas porque, a medida que leo, voy pensando mis propias respuestas. Así que, aunque no suelo publicar este tipo de posts, hoy me he decidido a compartir con vosotros el tag de las enfermedades de los libros. El nombre da un poco de mal rollito, pero no lo he elegido yo.


DIABETES | UN LIBRO MUY DULCE


No soy muy fan de los libros empalagosos, pero creo que Sabor a chocolate, de José Carlos Carmona, se ajusta a la premisa. El argumento se puede resumir en que un joven monta una fábrica de chocolate para conquistar a una chica. Si eso no es dulce, vosotros me diréis. La verdad es que apenas recuerdo de qué iba, pero creo que como mínimo se dejaba leer.


VARICELA | UN LIBRO QUE LEÍ UNA VEZ Y NUNCA VOLVERÉ A LEER


El libro que peor me lo ha hecho pasar en los últimos años es Emma, de Jane Austen. Ya os lo conté una vez: se presenta a la protagonista como un ser bondadoso pero, sin embargo, ésta se pasa la vida haciendo maldades a sus conocidos. La odié muchísimo y me hacía tener la sensación constante de querer gritarle al libro “¿¡Pero es que no veis que es malísima, por el amor de Dios!?”. Por esto, no quiero volver a leer este libro ni jarta de vino.


GRIPE | UN LIBRO QUE SE ESPARCE COMO UN VIRUS


No estoy nada puesta en novedades editoriales, pero últimamente El escritorio de Emily Dickinson, de David Aceituno y Esther Gili, está hasta en la sopa. No creo que sea mi tipo de lectura, aunque imagino que las ilustraciones serán una maravilla.


INSOMNIO | UN LIBRO QUE ME MANTUVO DESPIERTA TODA LA NOCHE


Pocas veces me pasa que un libro me mantiene despierta por la noche, porque de hecho leer me relaja tanto que suelo quedarme dormida después de unas pocas páginas. Sin embargo, recuerdo que hace años no podía dormir, fui al salón, pillé un libro al azar y me pasé la noche leyéndolo. Era Canción de Navidad, de Charles Dickens.


AMNESIA | UN LIBRO QUE OLVIDÉ QUE HABÍA LEÍDO


Revisando mi registro de lecturas, he visto que hace cuatro años leí Estupor y temblores, de Amélie Nothomb. Lo había olvidado por completo, hasta el punto de que he tenido que buscar el argumento para recordar de qué iba. Lo que sí recuerdo (y lo tengo apuntado) es que no me gustó. Es una obra con cierto reconocimiento, así que imagino que sencillamente no es mi tipo.


ASMA | UN LIBRO QUE ME ROBÓ EL ALIENTO


Los libros que me gusta leer no suelen tener giros locos ni sorpresas. El único libro que ha conseguido, no robarme el aliento, pero sí angustiarme mucho es Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez. Da igual cuántas veces lo lea, me paso todo el libro con el corazón en un puño.


DESNUTRICIÓN | UN LIBRO QUE ME SUPO A POCO


A pesar de que Eduardo Mendoza es mi escritor favorito, o precisamente por eso, me dio mucha rabia que Riña de gatos me dejara a medias. Es un libro que al principio pinta muy bien, pero el final es precipitado y deja algunas tramas importantes abiertas.


CINETOSIS | UN LIBRO QUE ME HIZO VIAJAR A TRAVÉS DEL TIEMPO Y EL ESPACIO


A propósito de esta premisa se me viene a la mente Seda, de Alessandro Baricco. La historia tiene lugar en otro tiempo y el protagonista es viajante, pero no sólo por estas dos cosas pienso que esta novela me hace viajar. Y es que el autor maneja tan bien los tempos de la narración que es muy fácil sentir que nos movemos a su antojo. No sé por qué nunca os hablé de este libro, si me gustó tanto; creo que porque es tan cortito que no hay mucho que pueda decir al respecto, sólo recomendar su lectura.

¿Qué libros mencionaríais vosotros en cada una de estas categorías?

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *