Te estoy amando locamenti | 6


Mucho han cambiado las cosas desde el último post de esta serie, que escribí en pleno confinamiento.

La verdad es que no me ha costado pensar en cosas que me estén alegrando el corazón útltimamente, y es que este año loco no para de sonreírme y me encuentro en un punto bastante guay.



Lo que más me ha cambiado el día a día es sin duda la vuelta al trabajo. Ya estoy a jornada completa, lo cual me quita mucho tiempo, pero también se nota en los dineros y es un alivio.



Antes lo hacía muy de vez en cuando, pero ahora me he acostumbrado a encender velas casi todas las noches. Tengo unas cuantas en el salón, dispuestas en grupitos heterogéneos, y nunca las guardo. Enciendo la luz igualmente, pero el titileo de las llamas está ahí y crea una atmósfera que me resulta super relajante.



Aunque aprendí a tejer calcetines a mano hace años, este verano me he dedicado a ello como una loca. Es como comer pipas; una vez empiezo, no puedo parar. Resulta muy satisfactorio porque es un proyecto que se termina en seguida. Los proyectos grandes suelen quedarme a medias y me generan más frustración que otra cosa.



Vivo de alquiler y soy de la opinión de que no merece la pena gastarse una fortuna en decorar o arreglar un piso que luego van a disfrutar otros, así que en dos años que llevo aquí apenas he comprado cuatro cosillas para adecentar un poco el ambiente. Tenía pendiente hacer algo con las bombillas que colgaban directamente del techo en algunas habitaciones y al fin he podido colocar una lámpara en el salón. Es super básica, pero por 6 euros me parece que merece la pena el cambio. Además, es muy fácil de colocar, cosa de la que no me veía capaz en un principio. Seguramente ponga más, de otros colores, en otros puntos de la casa.



Parece que en este post no salimos de mi salón, pero es que se está convirtiendo poco a poco en mi habitación favorita de la casa. En parte esto se debe a que he empezado a llenar el salón de plantas grandes. Solía limitarme a los cáctus pequeñitos y cosas por el estilo, hasta que gracias a mi primer pothos descubrí que las plantas de verdad son más fáciles de cuidar, ¡y ahora mi pequeña jungla empieza a tomar forma!


¿Qué cosas estáis amando vosotras últimamente? ¿Se está portando bien 2020 o queréis que se estrene ya la nueva temporada de esta serie en la que vivimos?

6 pensamentos en “Te estoy amando locamenti | 6

  1. Ostras, Tania, leer esto “este año loco no para de sonreírme” es un megapuntazo. Me alegra tanto saberte así ♥♥ Por cierto, me flipa la lámpara. ¿Y sólo 6 €? ¿Podrías darnos el chivatazo y decirnos de dónde es? ¡Gracias!

    1. Es la SUNNEBY de Ikea y la había en otros colores. Es de plasticurri, pero una vez puesta en el techo da el pego. 😝

  2. Encender velas siempre apetece, ¡y en otoño, más! Entre las velas, las plantas (a mí también se me mueren los mini-cactus y el resto de plantas las tengo bien lustrosas, jajaja) y la lámpara, estar en el salón tiene que ser súper inspirador <3 ¡Un besote!

    1. Y sería más inspirador aún si el edificio no estuviera en obras desde hace meses 😂

  3. Pues la lámpara queda muy resultona, yo me voy a dar al punto este otoño, no a tejer,que soy muy mala y se me da fatal, sino a poner más lana en mi vida, como cojines, jerseys, chaquetas…antes odiaba las cosas de lana, pero ahora me he vuelto friolera (será la edad) y el cuerpo me pide chaquetas calentitas y jerséis de lana.
    Saludos!!!

    1. Con los jerséis yo todavía no he empezado esta temporada, pero ya duermo con pijama de invierno y es un gustazo tremendo. ¡Gracias por pasarte!

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *