Libreta de cosas bonitas

Todo empezó hace un par de días, cuando decidí que ya era hora de volver a hacer buena letra; coger apuntes a toda prisa durante varios años le afea la caligrafía a cualquiera, ¿no creéis? Fui a la papelería y me traje a casa, entre otras cosas, un cuadernillo Rubio de escritura (nivelazo 12, sin puntos ni dibujos, no os vayáis a pensar).



Después de hacer una carilla entera, ya me encontraba yo cansada y un poco frustrada, que no es tan fácil como parece, sobre todo cuando tu caligrafía habitual se parece más a la de un médico que a la de una profesora angelical de primaria. Os dejo aquí una prueba de mis avances:



El caso es que ya me notaba yo crecida con esto de mi nueva caligrafía y decidí aplicarla a algo: la libreta que había comprado esa misma tarde en la papelería y que tenía pensado destinar a cosas como anotar cursiladas, hacer listas (muchas listas) y esbozar futuros diseños para Petite Blasa. La libreta es muy simple: tamaño A5, orientación apaisada, 80 hojas lisas en color blanco y portadas un poco endebles.

Recorté fieltro marrón con la medida adecuada. Arranqué una de la hojas de la libreta (era el papel más delgado que tenía a mano) y escribí las palabras que quería bordar. Posé el papel sobre el fieltro que había recortado y bordé sobre lo que había escrito antes. Cosí un par de solapas del mismo fieltro, para poder sujetar la funda a la libreta, y listo. El resultado es mejorable, como siempre, pero estoy contenta:



¿Os gusta mi libreta de cosas bonitas? ¿Tenéis una? ¿La habéis decorado a vuestro gusto o está como cuando la comprasteis?

Estoy pensando en bordar “Petite Blasa” en fieltro o tela, fotografiarlo y colocarlo como cabecera para el blog, ¿qué os parece?

¡Pasad buen fin de semana!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *