Mis planes para junio

¡Estoy de vuelta!

Cuando os hablé de mis planes para mayo os conté que estaba teniendo una racha de locos, de querer hacer mil cosas y acabar haciendo ninguna… ¡Pues sigo igual! No ha pasado nada malo, no os preocupéis, es sólo que estoy siendo muy poco productiva. He hecho trampas con los deberes: me he tomado mes y medio para hacerlos, en lugar de un mes, ¡y ni con esas!

Como sabéis, he terminado de tejer un top de punto muy especial que enamora a todo el que lo ve y he cocinado las chocolateadísimas World Peace Cookies de Dorie Greenspan, con las que he descubierto una nueva manera —super cómoda y limpia— de hacer galletas. Algo que echaba de menos, y que estoy retomando, es disfrutar con calma de algunos ratos de lectura, en los que he leído novelas como Juntos, nada más, de Anna Gavalda. Me he sacudido la pereza y he salido una noche a dar una vueltecilla en las fiestas de mi pueblo, que teniendo en cuenta mi ritmo de vida habitual vamos a contabilizarlo como una salida nocturna en toda regla. Y lo que quizá más ilusión me hace es haber lanzado algunos cuadernos viajeros por España, que ya han visto más mundo que yo.

Pero sigo sin encontrar sellos postales bonitos, ni la caja perfecta para hacer una especie de buzón en el que guardar mis cartas, ni el cuaderno de Tiger que siempre tienen disponible y que parece desaparecer en cuanto asomo por la puerta, ni un torrent fiable para descargar Parks and recreation (plan que tacho de la lista por imposible).

Como sólo queda medio mes por delante, mis planes para junio quedan reducidos a cuatro cosillas.



Además de ponerme al día con los deberes atrasados, quiero sacar adelante algunas cosas que tengo pendientes desde hace tiempo. Como os prometí, voy a sortear en mi página de Facebook unos cuantos productos de Strabismic Bird y alguna otra cosilla para escribir las cartas más molonas del mundo. Espero terminar de una vez por todas de convertir una camisa de hombre en una blusa de mujer, algo que empecé hace mucho y lo dejé aparcado por pereza. También quiero marcarme un buen maratón de Las chicas Gilmore, de principio a fin, y leer Las cosas que no nos dijimos, de Marc Levy. La guinda del pastel sería presentarme al examen práctico de conducir y aprobarlo, pero igual es mucho pedir porque conduzco de pena.

Espero rendir más a partir de ahora y volver a plantearme largas listas de tareas por hacer. ¿Qué hicisteis vosotros en mayo? ¿Y en lo que va de junio? Contadme 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba