Te estoy amando locamenti | 3

Sigo enamorándome de casi todo, como si fuera nueva en el mundo, así que tengo ya unas cuantas cosas de las que hablaros en esta sección. ¡Qué bonito es fliparlo con cualquier tontada!


Nunca he sido una persona de playa: siempre me parece que el agua está helada, mi piel no reacciona bien al sol y no me va nada eso de tumbarme en la toalla mientras meto barriga. Pero creo que, después de tantos años, he encontrado la fórmula perfecta para mí. Por una parte, me resulta imprescindible no cargar con trastos innecesarios y llevar sólo lo justo: toalla, protección solar y libro. Pero sin duda el punto clave es tener el mar a menos de cinco minutos andando de casa, lo cual me permite ir y volver cuando me apetece, sin tener que coger el coche ni esperar que pase el autobús de turno. Me consideraré una total experta en esto del playeo cuando empiece a comprar las lentillas online, que en lo de comprar gafas de sol baratas tengo años de experiencia. Por favor, decidme que no soy la única pringada a la que le suben las dioptrías casi cada año y no puede permitirse graduar dos pares de gafas de golpe.


Y después de una tarde de playa, o tras un día de mucho trabajo, lo que más me apetece es darme una ducha bien larga y mimarme como me merezco. Esto incluye aplicarme esta crema de ducha de Yves Rocher que me regalaron la última Navidad y que me encanta. No noto que me hidrate especialmente, pero el olor que deja en la piel es tan, tan increíble que ojalá no haya sido una edición especial navideña y pueda volver a conseguirla cuando se agote este bote que tengo.


Llevaba tiempo queriendo una batidora y hace unas semanas aproveché una oferta en Lidl para hacerme con una bastante completa. ¡Qué bien sientan los batidos fresquitos en estos días de calor! Mi favorito de los que me he inventado hasta el momento es el de cheesecake (próximamente haré un post con la receta), aunque también me animo a menudo con los clásicos batidos de fruta.


Se me estropeó el ordenador en primavera y no pude tenerlo arreglado hasta hace unos días. Mientras tanto, lo tuve guardado en su maletín, totalmente olvidado. Pues no veáis la agradable sorpresa que me llevé cuando volví a verlo abierto y recordé que la parte interior está llena de pegatinas bonitas. La foto es de hace tiempo, ahora tiene unas cuantas más.


Pero lo que me tiene más encantada últimamente es que hace un par de meses hice una mudanza y ahora vivo sola. Qué gozada, amigos. Para alguien tan independiente como yo, vivir sola es un regalo. Entro y salgo cuando quiero, invito a quien me da la gana, ando en culos por casa y puedo decorar a mi gusto, dentro de las limitaciones que impone el hecho de vivir de alquiler. Es un piso viejito, nada del otro mundo, pero me alegro mucho de haber tomado esta decisión.


¿Qué os tiene enamorados últimamente? ¿Planes especiales de verano? ¿Algún descubrimiento especial? ¿Nuevos productos en vuestra compra habitual?

(POST RETRIBUIDO)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba