Carta a los Reyes Magos

Como cada año, me gusta dejar aquí algunas sugerencias para los Reyes Magos. Nunca espero que me regalen nada, pero si lo van a hacer prefiero que se trate de algo que necesite o a lo que le tenga ganas, porque no me gusta acumular trastos en casa. Además, me resulta útil como lista de cosas que necesito y que quiero conseguir cuando me venga bien. ¡Vamos allá!


Visto en VivaLuxury

Probablemente, lo que más falta me hace es un abrigo largo. Este año jubilé el que tenía, que me encantaba pero estaba hecho un trapo. Tengo cazadoras cortas, pero no un abrigo como tal. Me gustaría conseguir el mismo que tenía, pero no lo encuentro en Vinted de mi talla, así que me conformaría con uno parecido: de paño, largo, gris claro, sin botones, con bolsillos amplios y sin correas ni adornos absurdos. Un abrigo simplón que pueda poner con vaqueros y deportivas, pero que dé el pego también con vestido y tacones.


De Rulls

Llevo desde marzo evitando maltratar mi pelo con secadores y planchas. Lo dejo secar al aire y que pase lo que tenga que pasar. Y es cierto que me lo veo más fuerte y menos estropeado, pero sigue fallando algo. Aunque siempre he tenido el pelo rizado, con la edad que tengo y las perradas que le hecho en los últimos años, le cuesta coger forma. Me vendría de perlas un booster de rizos para aportar definición.



Necesito una funda nórdica nueva para mi cama y llevo enamorada de la de la foto desde que la vi a finales de octubre. Creo que las fundas de las almohadas van aparte, pero no me importaría hacérmelas yo con telas lisas a juego.



Practico con las acuarelas de vez en cuando y voy mejorando cositas, pero siento que necesito un manual que me guíe en el proceso. Hace tiempo me recomendaron Acuarela creativa y puede ser buena ocasión para hacerme con él.



Todo lo que diseño para Strabismic Bird está hecho en Power Point y Word. No sé usar otra cosa y me apaño con lo que tengo. Me apetece mucho hacer un curso de diseño para aprender a utilizar programas de verdad y explorar nuevas posibilidades. Creo que le podría sacar mucho partido en el blog, las redes sociales y las tiendas online.


¡Y eso es todo!

Dejo constancia aquí de que, de ser posible, prefiero que los artículos que me traigan los Reyes sean de segunda mano, comprados en comercios de barrio y con embalajes respetuosos con el medio ambiente. Y si tenéis recomendaciones específicas para alguno de los puntos de la carta, ¡son más que bienvenidas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba