Cómo decorar cartas | 18

Me gustan tanto los sobres kraft que tenía totalmente olvidados los papeles estampados para hacer mis propios sobres, pero rápidamente le he puesto remedio con la carta que os enseño hoy. Soy fan de los blocs de papeles decorativos de Tiger y para hacer los sobres en los que viajarán mis cartas me gustan especialmente los que tienen dimensiones cuadradas, porque son más gorditos (120 g en lugar de 70 g).

El que utilicé para la carta que os enseño hoy es una chulada, muy en armonía con la temática del correo postal, ¿no os parece? Lo decoré con pegatinas con forma de sello y con un dibujo de unas casitas. Habréis notado que cuando utilizo sobres kraft me gusta añadir toques de color con las decoraciones, pero cuando se trata de sobres estampados creo que la clave está en hacer justo lo contrario para no recargar demasiado.



Como el sobre tenía ya tanta personalidad, escribí la carta en cuartillas blancas sin decorar. Después de tanto tiempo sin escribir, tenía tantas cosas que contar que creo que el contenido compensará la falta de decoración.



Para el mail tag usé un mini sobre que compartía colores con el papel decorativo que utilicé y que además tenía unas matrioskas adorables que creí que le gustarían a mi amiga por correspondencia.



Para cerrar el sobre usé pegamento de barra. Aunque normalmente coloco un poco de washi tape como seguro, esta vez me decidí por una pegatina acorde a la ocasión.



Este es un ejemplo claro de que no hace falta romperse la cabeza añadiendo mil detallitos a nuestras cartas. Si no tenéis materiales o no disponéis de suficiente tiempo o simplemente no os gusta recargar el contenido, podéis optar por fabricar un sobre vistoso y lo demás está hecho.

¿Os gustan más los sobres kraft o sois amigos de los colores vivos? ¿También aseguráis el cierre con washi tape o pegatinas, o soy la única paranoica?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba