DIY | Libreta de bolsillo

Creo que a todas nos pasa: nos encantan las libretas bonitas y siempre tenemos la sensación de necesitar una más. Mis favoritas son las pequeñas, porque las puedo llevar hasta en mis bolsos más enanos, de manera que siempre tengo una a mano para anotar cualquier idea que me surja de repente, hacer dibujitos cuando me aburro, apuntar recados, escribir listas… ¿De verdad es posible vivir sin libretas?

Aunque hay a la venta muchas opciones bonitas y baratas, hacer las cosas uno mismo es siempre mejor, así que os voy a enseñar cómo hacer una libreta de bolsillo con materiales básicos que todos tenemos en casa.

Sólo necesitamos una caja de cereales, algunos folios, un papel bonito, tijeras, pegamento, una pinza fuerte, regla, lápiz, hilo y aguja. Si queremos decorarla, podemos utilizar pegatinas, rotuladores, sellos, washi tapes… ¡Cualquier cosa!

Para hacer esta libreta cogí diez folios e imprimí sobre ellos esta plantilla. Recorté todos los recuadros y utilicé uno de ellos para marcar la plantilla en la caja de cartón, añadiéndole un milímetro de margen por todo el contorno (luego me di cuenta de que debería haber dejado un margen de unos cinco milímetros). Decoré la parte fea del cartón con el papel plateado de una tableta de chocolate. Aseguré las hojas y la portada con una pinza, tracé una línea en medio, hice unos cuantos agujeros con la aguja y cosí el lomo con punto atrás, anudando luego los extremos. Doblé la libreta por la costura y ¡voilà!



Mi libreta tiene 40 páginas —80 carillas—, pero no creáis que me costó mucho coserla. Eso sí, una vez doblada el resultado se ve más tosco que utilizando pocas hojas, pero decidí sacrificar un poco de belleza a cambio de más funcionalidad. Para decorarla, unos cuantos dibujitos, nada más.



¿Os gustan las libretas? ¿Las hacéis vosotros mismos o preferís comprarlas? ¿Cómo habríais decorado esta que he hecho yo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba