Mi buzón en julio

Este mes he recibido dos cartas, ¡y las dos totalmente inesperadas!

La primera de ellas me la envió Maripi, de Albacete, para felicitarme el cumpleaños. Incluía una postal hecha por ella misma, una tarjetita con un pequeño texto y un montón de monerías más que estoy deseando utilizar en el álbum de scrapbooking que espero empezar a usar en breves.



La otra me la envió Amy, de Reino Unido, una chica que también utiliza The Postal Society para encontrar amigos por correspondencia. Esto del surprise mail es una especie de juego que surgió hace unos meses en los foros de la web y que básicamente consiste en crear un directorio —al que evidentemente sólo pueden acceder usuarios autorizados— en el que se recogen las direcciones postales de todos los participantes, de manera que, si alguna vez tenemos mono de escribir cartas pero ya hemos contestado a todos nuestros amigos por correspondencia, podemos escoger a alguien al azar de esa lista y escribirle una carta sorpresa a la que no estará obligado a contestar. ¡Es divertido! Amy me envió, además de la carta en sí, una foto suya, un mail tag y unas pegatinas super bonitas hechas por ella misma, porque es ilustradora. Lo metió todo en un sobre hecho con lo que yo creo que es papel vegetal, algo que está ahora muy de moda en el mundo del snail mail y que estoy deseando probar porque me flipa que se pueda ver el contenido desde fuera.



¿Qué os parece eso del correo sorpresa? ¿Y la idea de hacer sobres casi transparentes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba