Mi Lemon Tee de We Are Knitters

El mes pasado se pusieron en contacto conmigo desde We Are Knitters para lanzarme una propuesta que no pude rechazar: ellos me enviaban uno de sus productos y yo os contaba mi experiencia, ¡así que aquí estoy!

Supongo que sabéis quiénes son, pero por si acaso os cuento que venden ovillos (lana, algodón, trapillo) y agujas de madera, además de patrones para tejer y hacer crochet. Lo que más mola es que también venden kits con casi todo lo necesario para elaborar prendas, tanto para adultos como para bebés. Si algo los caracteriza es el diseño y la calidad; como consecuencia, también el precio.

Me dieron a elegir entre dos kits en base a mi nivel de tejedora (intermedio) y me decanté por uno al que curiosamente ya le tenía echado el ojo: el de la camiseta Lemon Tee. Podía elegir entre un montón de colores diferentes y, tras mucho pensar, acabé pillando el azul marino.

El kit me gustó en cuanto lo recibí y es que tienen un rollo super chulo que impregna incluso el packaging. Incluía dos ovillos, dos agujas para tejer, una aguja lanera, el patrón de la camiseta y una etiqueta para cosérsela una vez terminada. Lo único que no incluía era una aguja auxiliar que necesitaba para tejer uno de los puntos del patrón, pero me apañé perfectamente con una aguja para calcetines.



El patrón me ha parecido muy sencillo —me atrevería a decir que es válido para principiantes— y las pocas dudas momentáneas que me han surgido las he podido solventar echando un vistazo a sus vídeos. Es un patrón de los que se disfrutan tejiendo con calma, sin mayor esfuerzo. Mirad qué cara de atontada se me queda cuando me concentro, ¡hasta me pongo bizca!



La parte trasera de la camiseta está tejida en punto jersey, mientras que la parte delantera —lo que llama la atención de todo el mundo, porque es preciosa— está tejida en punto retina, que supongo que es un punto inventado por ellos. Parece una tontería, pero me encantó coser la etiqueta, me sentí toda una profesional.



Apuré los ovillos todo lo que pude, de manera que mi camiseta mide unos 4 cm más de lo que debería, pero aun así me queda super cortita, a ras de pechotes, ¡y ni siquiera soy altísima! Es el único pero que le pongo al kit: el tema de las tallas. Estaría genial que se señalasen las medidas aproximadas de la modelo de las fotografías, para poder hacernos una idea de si necesitaríamos ovillos adicionales y, en ese caso, poder consultar en el propio patrón qué modificaciones deberíamos hacer. ¡Si parezco una moderna y todo, enseñando la tripa!



Creo que acabaré utilizando la camiseta a modo de jerseicillo sobre vestidos de verano.

Obviando ese detalle del tallaje, lo cierto es que el kit me ha conquistado: la calidad del algodón (tiene un tacto increíble y no se deshilacha ni un poquito), la manera en que está escrito el patrón (nada de símbolos raros, todo explicado con texto), lo bien preparadito que viene todo… ¡Se va directo a mi lista de regalos socorridos para cualquier ocasión!

¿Qué os parece mi nueva camiseta? ¿Habéis probado algún producto de We Are Knitters?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba