Un día en mi vida | 11/09/2020

No hace tanto que publiqué el último post de esta serie, pero mis rutinas han cambiado mucho desde entonces y me apetecía repetir. Ya sabéis que la aventura no es una constante en mi vida, pero me gusta registrar esas pequeñas cositas que configuran mi día a día.

Aproveché para hacerlo el viernes, que tuve el día libre y me dediqué, básicamente, a hacer recados y descansar.


8:00

A estas horas llevaba un buen rato despierta poniéndome al día con las redes sociales y disfrutando de la maravilla de que cada vez amanezca más tarde. No tengo persianas, sólo venecianas, y el sol que entra en verano me quema los ojos cada mañana. Ahora puedo dormir tranquila hasta las 8. ¡Que llegue ya el otoño, por favor!


9:00

Después me pasé al salón a leer un poco de Orlando, que me parece un libro para saborear a ratitos.


10:00

La alarma de las 10 me pilló fregando los platos, con todo el glamur. Sí, mancho muchos cacharros para hacer cualquier tontería, ya lo dice mi madre.


11:00

Me vestí con dos de las prendas que más uso: un vestido vintage que compré en Granada y unas zapatillas que ya dan pena pero son más cómodas que ninguna otra cosa en el mundo.


12:00

Aquí estaba en el bus camino del centro comercial. Necesitaba algunos básicos para casa —que finalmente no compré— y aproveché para pillar macetas, un ficus elastica precioso y alguna otra chorrada. Porque ya tengo una edad en la que disfruto más decorar la casa que ponerme guapa yo. ¿Os pasa?


13:00

Motivadísima con mi primera maceta y en busca de más. Por si os quedaba alguna duda: sí, ahora mismo tengo más macetas que plantas, pero no es problema porque las estoy reproduciendo y me van a hacer falta más pronto que tarde.


14:00

Me estuve planteando la posibilidad de ponerle un tutor a la monstera, pero de momento la voy a dejar crecer libre. Si veo que las ramas se vuelven muy locas, entonces lo pondré.


15:00

A por paños y pinzas iba yo… Sé que no me juzgáis porque vosotras hacéis lo mismo.


16:00

A esta hora estaba siendo feliz recolocando las plantas en el salón. Tengo que darle una vueltita a la disposición, porque no son muchas plantas pero la mayoría son grandes y mi salón es pequeño. Estoy esperando a que el ficus acabe de abrir para saber cuánto espacio va a ocupar exactamente.


17:00

Esta foto la perdí, no sé cómo. Era yo en el sofá merendando un platazo de frutos rojos con yogur de vainilla, muesli, sirope de agave y canela. Mi merienda favorita.


18:00

Siempre es buen momento para organizarse la vida un poquito. Ahora mismo tengo una agenda personal, una agenda para el blog y un diario de cinco años. En 2021 pretendo volver a hacer agenda imprimible, como las que hacía antes, y a ver si unifico un poco todo.


19:00

Estuve dos buenas horas tirada en cama intentando no derretirme. ¿En vuestras ciudades también ha hecho un calor espantoso las últimas semanas? Hoy llevo rebequita a ratos y me siento bendecida.


20:00

Aquí seguía, entre la vida y la muerte.


21:00

La alarma de las 9 me pilló a punto de meterme en la ducha. Es bastante gracioso el momento en el que suena y pienso “Uy, toca foto”.


22:00

Por la noche respondí comentarios en el blog y solucioné un par de cosas relacionadas con el post de esa mañana.


23:00

Justo antes de dormir preparé un pedido de Strabismic Bird, porque me moría de sueño pero una es cumplidora y me gusta enviarlos cuanto antes.


Y ya no hay más fotos porque no llegué despierta a las 12. Me da mucha paz que la última foto sea en cama leyendo, pero así fueron las cosas y así se las hemos contado.

¿Qué hicisteis vosotras el viernes? ¿También os tomáis super en serio lo de ir de compras plantiles?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba