Banderitas para colgar en la pared

Nunca he sido muy fan de los cuadros, los de toda la vida, con su marco y su paspartú. Sin embargo, me encantan las paredes decoradas con pequeños tesoritos random: una guirnalda, un bastidor, un tapiz, una ilustración, una postal, una pluma, una hoja caída de un árbol…

Desde que hice estos bastidores decorados, este banderín y este tapiz, sé lo guay que es tener las paredes de mi cuarto salpicadas de objetos que me gustan y que, lo mejor de todo, son únicos porque los he hecho yo misma.

Últimamente estoy muy a tope con las decoraciones para paredes, así que he decidido hacer un par de banderitas y subirlas a la tienda, por si alguien quiere llenar su casa de color y buen rollo.



Están hechas con fieltro, montadas sobre un palito de madera sujeto a un cordel trenzado y decoradas con un par de borlas. Miden unos 12 cm de ancho y 19 cm de alto (sin contar el cordelito). Tienen el tamaño perfecto para que se puedan colocar en cualquier rinconcito, pero sin pasar desapercibidas.

Como veis, ¡sigo reivindicando la combinación rosa-naranja! Pero, por supuesto, estas banderitas se pueden personalizar con casi cualquier color, frase y estilo de letra.

¿Qué os parece este nuevo producto? ¿Os gusta esta combinación de colores? ¿Qué frase le pondríais?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba