Cómo decorar cartas | 10

La última carta que os enseñé era diferente: una especie de carpetilla con un par de bolsillos en los que guardé la carta y las tarjetas del mail tag. La de hoy sigue la misma línea, aunque un poco más recargada y, curiosamente, también más fácil de hacer.

Al principio no tenía ni idea de cómo iba a decorarla, pero sí sabía que me apetecía hacer dibujos tontos, así que lo primero que hice fue dibujar una muñequita que saludaba muy efusiva en la primera de las cuartillas rayadas sobre las que escribí la carta.



Después hice tres sobres con papeles estampados: uno para la carta en sí, otro para los tags y otro para los detallitos.



Recorté tres pedazos de cartulina blanca, un pelín más grandes que los sobres, y los uní con fabric tape formando una especie de tríptico. Podría haber utilizado washi tape, pero el primero tiene una elasticidad interesante para cuando lo que queremos es formar una bisagra que se doble hacia ambos lados sin problema.



Pegué los sobres en el tríptico con un poco de pegamento de barra y los rellené colocando cada cosa en el lugar que le correspondía. Luego sólo tuve que plegar el armazón de cartulina y ya conseguí el tamaño perfecto para poder meter el invento en el sobre de envío.



Con el sobre de esta carta no me sentí especialmente inspirada; me limité a pegar un par de dibujos, un pedazo de washi tape y un cachito de cada uno de los papeles que había usado para hacer los sobres interiores.



¿Qué os parece la idea de montar las cartas de esta manera? Sólo da un pelín más de trabajo que decorar una carta convencional, pero da la sensación de que la presentación está mucho más trabajada. ¡Creo que es un detalle bonito cuando se trata de una carta especial!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba