DIY | Monedero gatuno

Os comenté hace unos días que necesitaba un monedero pequeño, porque mi cartera es grandecita y no cabe en todos mis bolsos. Ayer me puse manos a la obra, ¡y aquí tenéis el resultado! Me apetecía darle un toque felino, así que añadí unas orejitas y un par de bordados; sólo modificando esos dos detalles se puede convertir en cualquier otro animal 🙂

Ya veréis que este tipo de monedero es muy sencillo de hacer, pero decidí fotografiar el paso a paso por si le puede ayudar a alguien.

En primer lugar, vamos con los materiales:
– Dos piezas de tela para el forro, de 12 cm x 15 cm (la de flores)
– Dos piezas de tela para el exterior, de 12 cm x 15 cm (la de lino)
– Dos piezas de guata sintética, de 12 cm x 15 cm
– Una cremallera de 12 cm
– Dos piezas de tela para el exterior, de aproximadamente 4 cm x 5 cm
– Cuatro triángulos, de aproximadamente 7 cm de lado
– Máquina de coser, aguja, hilo, alfileres, tijeras, etc.



Podemos empezar dejando listas las orejas. Para ello enfrentamos dos triángulos, cosemos dos de los lados con puntada recta y luego pasamos una puntada en zigzag (esto último lo hice porque el lino se deshilacha mucho y me daba miedo que se deshiciese, pero con otro tipo de tela no sería necesario). Luego le damos la vuelta y ya tenemos nuestra orejita hecha. Repetimos la operación para hacer la otra.



Lo siguiente que haremos será colocar unos embellecedores en los extremos de la cremallera. Esto lo aprendí de la gran Chita Lou, así que mejor me dejo de rollos porque ya os lo explica genial ella en este vídeo.



Para trabajar más cómodamente, podemos unir la guata y la tela exterior pasando una costura en zigzag por todo el contorno; primero una pieza de guata con una pieza de tela, luego la otra pieza de guata con la otra pieza de tela.



Ahora que ya tenemos todas las piezas listas, pasamos a colocar la cremallera. Ponemos una pieza de forro en horizontal con el derecho hacia arriba, sobre ella situamos la cremallera también con el derecho hacia arriba, y sobre ella colocamos una pieza de tela exterior con el derecho hacia abajo. El borde de las tres piezas (forro, cremallera, exterior) debe quedar alineado. Unimos con puntada recta, abrimos encarando el revés de las dos telas y pasamos otra puntada recta.



Con el otro lado hacemos lo mismo, sin olvidarnos de que antes de coser debemos situar las orejas entre la tela exterior y la cremallera.



Ahora que nuestro monedero tiene orejillas, es hora de bordar la carita. Para hacer un gato es suficiente con dos puntos, un triángulo y poco más.



Para dar forma al monedero, abrimos la cremallera a la mitad (¡importante!) y desplegamos las piezas de manera que se enfrenten las dos piezas de forro entre sí y las dos piezas de tela exterior entre sí. Cosemos todo el contorno con una puntada recta, dejando unos 5 cm sin coser en alguno de los lados del forro (en este caso, el hueco comprendido entre los dos alfileres rojos). Cortamos el sobrante de los embellecedores de la cremallera y pasamos una puntada en zigzag por todo el contorno del forro, exceptuando el hueco que dejamos sin coser.



El momento más emocionante, al menos para mí, es el de darle la vuelta a la labor por el agujerillo que hemos dejado abierto.



Ya sólo queda cerrar la abertura a mano con puntada escondida y… ¡voilà!



No sé si me he explicado muy bien, pero seguro que todos tenéis vuestra propia manera de coser monederos y lo que en realidad importa de este tutorial es la idea de ponerle orejillas y convertirlo en un animal. Si os inspira para hacer algo parecido, me hará mucha ilusión que me lo enseñéis 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba