Mis lecturas de 2021

Estoy desaparecidísima por aquí, pero no podía faltar a mi cita anual con los libros. Aunque un poco tarde, os traigo un resumen de mis lecturas de 2021. No leí tanto como me hubiese gustado, pero eso es algo que me pasa siempre. Lo importante es que disfruté esos ratos de lectura.

Tiré mucho de libros cortitos porque sentía que era lo que mejor me estaba funcionando, y quizás por eso he empezado el año con ganas de leer cosas algo más densas.

Pero no me enrollo más y os dejo con el resumen. ¡Empiezo!


Las luces de septiembre de Carlos Ruiz Zafón (3/5)
Irene es una adolescente que se muda a la costa de Normandía con su hermano pequeño y su madre, porque a esta última le han ofrecido un trabajo como ama de llaves en la mansión de un viejo fabricante de juguetes. Todo allí tiene un aspecto un tanto inquietante: autómatas por todos lados, zonas de la casa a las que está prohibido acceder, etc. No es mi novela juvenil favorita de este autor, pero tampoco está mal.

La hija de la mujer de la limpieza de James Stephens (2/5)
Una madre y su hija, pobres, viven en un pequeño piso en Irlanda a principios del siglo XX. No hay mucho que contar del libro, que me pareció un poco insulso. Sólo me resultó curioso que en todo momento en mi cabeza las escenas eran actuales, lo que me hizo pensar que ser pobre no debe de ser muy diferente ahora de lo que era hace cien años.

Cara de pan de Sara Mesa (4/5)
Este libro lo reseñé aquí.

Malaherba de Manuel Jabois (5/5)
Este libro lo reseñé aquí.


Canto yo y la montaña baila de Irene Solà (2/5)
Cogí el libro con muchas expectativas, porque sólo leía cosas maravillosas de él y debo reconocer que me decepcionó. Me gusta la musicalidad con la que está escrito (imagino que en catalán será todavía mejor), pero la manera de contar la historia, o las historias, se me hizo pesada y me costó semanas terminarlo. Hacia el final me gustó más, no sé si porque mejora o sencillamente porque ya estaba acostumbrada al estilo.

El desorden que dejas de Carlos Montero (2/5)
Una profesora de instituto se muda a un pueblo gallego, con su marido, para hacer una sustitución. Allí descubre que la profesora a la que sustituye tuvo un trágico final y empieza a verse envuelta en algo similar. Lo quise leer antes de ver la serie, pero pude habérmelo ahorrado porque es bastante malucho y la serie es incluso peor.

Los besos en el pan de Almudena Grandes (3/5)
Retratos de vidas sencillas, conectadas entre sí de una u otra manera, marcadas por los estragos de la crisis. Me resultó algo lioso el volumen de personajes que maneja la novela, aunque reconozco que siempre he sido muy mala para recordar nombres y eso no ayuda. Es uno de esos libros que olvido haber leído, porque no me marcan de ninguna forma, pero aun así me pareció una lectura agradable.

Niebla en Tánger de Cristina López Barrio (3/5)
En Madrid, Flora se acuesta una noche con un hombre del que se queda pilladísima, pero que desaparece antes de que puedan volver a encontrarse. Con ayuda del libro que descansaba en la mesilla de noche de este hombre, Flora sigue su rastro hasta Tánger, donde transcurre el resto de la novela, y allí va atando cabos hasta descubrir quién es. Se deja leer, pero nada más.


Un amor de Sara Mesa (2/5)
Nat se muda a un pequeño pueblo, apartado de todo, para poder vivir barato mientras se dedica a la traducción de una obra. Allí conoce a algunos vecinos, con los que tiene sus más y sus menos. Me pareció una historia rara y algo turbia, en la que casi todos los personajes me cayeron mal, incluida la protagonista.

Algo en lo que creer de Nickolas Butler (3/5)
Inspirada en una historia real, esta novela nos habla de Lyle y del fatal destino de su nieto, hijo de una madre soltera que se va a vivir con un pastor evangélico que la tiene absorbida. Es algo así como una historia muy grave escondida entre escenas de lo más cotidianas.

Biografía del silencio de Pablo d’Ors (3/5)
Es un ensayo sobre meditación, breve y accesible. Me resultó interesante y agradable de leer, pero al mismo tiempo se me hizo repetitivo y no me enganchó —siempre me sucede esto con el ensayo—, así que me costó varias semanas terminarlo. Si os mola el género y el tema, no es un mal libro.

El viejo y el mar de Ernest Hemingway (1/5)
Un viejo pescador atrapa un pez enorme, casi a costa de su propia vida. Se trata de una de esas historias cortas que se me hacen eternas de malas que me parecen. No sé si está mal escrito o mal traducido, pero algo falla ahí. Aunque, al margen de eso, la propia historia me parece un truño. El señor se llevó un Pulitzer por este libro, así que serán cosas mías, pero me siento en la obligación moral de aconsejaros que no perdáis el tiempo con él.


Panza de burro de Andrea Abreu (3/5)
Una niña canaria relata, con un registro muy particular, momentos de su día a día. En la mayoría de ellos está presente también su mejor amiga, más sabidilla y echada p’alante que ella. Se lee en un día y, aunque parece una historia no demasiado profunda, tiene un final amargo que hace que de repente todo parezca más serio.

Dónde estás, mundo bello de Sally Rooney (3/5)
Dos amigas rondando la treintena se comunican a través de correos electrónicos en los que hablan sobre todo de relaciones, trabajo y belleza. Es un libro en el que no pasa nada relevante, pero tiene algo que engancha a seguir leyendo. En cualquier caso, no me pareció nada del otro mundo, imagino que porque ninguno de los personajes que aparecen me cayó especialmente bien.

Delicioso suicidio en grupo de Arto Paasilinna (2/5)
Dos finlandeses aspirantes a suicida reclutan a un grupo de personas con similares intenciones, con la idea de llevar a cabo un suicidio colectivo. Juntos emprenden un viaje en autobús a través de Europa en busca del mejor acantilado desde el que lanzarse al vacío, pero durante el trayecto algunos de ellos cambian de opinión. Se me hizo repetitivo y absurdo, quizás rozando lo irrespetuoso, pero entiendo que era la intención del autor.

El rey recibe de Eduardo Mendoza (3/5)
Primera entrega de una trilogía protagonizada por un joven barcelonés que en los años 60, por azares de la vida, entabla amistad con un príncipe algo particular. Pasado un tiempo se traslada a Nueva York y allí, ya hacia el final del libro, vuelven a encontrarse, dando paso a la novela que continúa la saga. No me enganchó tanto como otros títulos de este autor, pero tengo ganas de leer los siguientes.


Y esto es todo. Espero que este post os haya dado alguna idea para escoger los libros de este año. Yo hago caso siempre a vuestras recomendaciones, aunque la mayoría de las veces tardo más de lo que me gustaría en hincarles el diente, así que soy toda oídos.

4 comentarios

  1. Tatiana17 de enero de 2022

    Aaay, me encantan estas entradas. De la. lista, yo leí El desorden que dejas, que también me pareció una porcallada, un poco en línea con Un amor, son dos protagonistas odiosas y con muy poca capacidad de reflexión. Los encontré casi insultante hacia el género femenino: son dos mujeres infantiles (e infantilizadas por los autores), con comportamientos erráticos y poco comprensibles y con la necesidad de hombres, más estables en principio, que eviten su descalabro.
    Niebla en Tánger, como decís, se deja leer… De esta misma autora, Cristina López Barrio, te recomiendo El cielo en un infierno cabe, a mí me atrapó y lo leí en un día (estuve toda la noche leyendo, no podía parar).
    Y por último, El viejo y el mar. Intenté leerlo antes de saber sobre Hemingway (ahora ya no lo leería), y no pude terminarlo, así de corto como es. Creo que lo dice todo.
    Me moría de ganas de leer Canto yo y la montaña baila, pero después de tu reseña, igual espero un poco. Otro que tengo pendiente es Beautiful World, where are you?, a ver qué tal.
    Gracias por esta publicación. Espero sepas disculpar mi chapa librística 💗

    Responder
    1. petiteblasa17 de enero de 2022

      Gracias por pasarte, Tatiana ♥️
      Me apunto ese que me recomiendas, a ver si lo leo pronto y te cuento.

      Responder
  2. Glòria18 de enero de 2022

    Ahora mismo estoy con Malaherba y, una vez me he ubicado, me está gustando mucho. De tu lista he leído también Canto yo y la montaña baila en su versión original, y aunque tampoco me encantó (no sé si será el mucho hype que se creó, sobretodo en redes sociales en catalán) me gustó bastante por lo inesperado y porque se ubica cerca de donde vivo. Y apuntadísimos para este año, de tu listado, El rey recibe.

    Responder
    1. petiteblasa18 de enero de 2022

      Malaherba me gustó muchísimo, me alegra que te esté gustando a ti también ☺️

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba