Mis propósitos para 2019


Os tengo que confesar que no soy una gran fan de la Navidad. En noviembre, en cuanto el espumillón empieza a asomar a la vuelta de la esquina, estoy entusiasmada con la decoración, las postales, las ideas de regalo… Y de repente me entra el agobio. Ya es diciembre y tengo que encajar dieciséis cenas en cuatro fines de semana, sacar tiempo para comprar regalos a pesar de que no puedo coger vacaciones en el trabajo durante esas fechas y atender un montón de compromisos familiares que muchas veces se me hacen bola.

Por todo esto que os cuento, el mes de diciembre se me hace eterno. Pero luego llega enero y el tiempo empieza a volar a una velocidad increíble. ¡Que ya estamos a día 11, muchachada! Aún empiezo a ser consciente ahora de que hemos entrado en un nuevo año. Y aunque sé que a muchas personas les parece una tontería, lo cierto es que a mí me gusta marcarme algunas metas que me haría feliz conseguir, normalmente relacionadas con aprender cosas nuevas o superar miedos del pasado.

Pero antes vamos a darle un repaso a mis propósitos para 2018:

1. Vivir sola – ¡Conseguido!
2. Tener mascota – Meeeeec
3. Abrazar más perros – ¡Conseguido!
4. Hacer el spagat – Meeeeec
5. Ir a menudo al cine – ¡Conseguido!

He aprobado mi propio examen vital y estoy contenta por ello. Lo mejor, sin duda, ha sido empezar a vivir sola. No os puedo explicar la felicidad que me produce. Era uno de mis sueños de toda la vida y ahora mismo no lo cambio por nada.

Y ahora vamos con lo importante: mis propósitos para 2019.


1. RETOMAR LA ARMÓNICA

Hace unos años me regalaron una armónica, porque me flipan, y empecé con muchas ganas, pero por circunstancias dejé de poder tocarla en casa y no lo he vuelto a intentar desde entonces. Creo que ya no recuerdo nada de lo poco que aprendí, pero me encantará volver a ponerme con ello.


2. RETOMAR LA REPOSTERÍA

Como siempre estoy queriendo adelgazar —me pongo a dieta todos los lunes y la dejo todos los martes—, nunca cocino platos dulces. Y lo cierto es que siempre me ha encantado; es el único tipo de cocina que se me da bien. Me gustaría volver a cocinar postres de vez en cuando, aunque luego tenga que ir repartiéndolos por ahí para no ponerme como una bolita.


3. COLABORAR CON OTRAS PERSONAS

Hace tiempo que no hago cosas guais —a nivel blog o redes sociales— con nadie. Y en realidad me encanta: crear junto a otras personas que comparten mi manera de ver el mundo, o al menos una parte. Unir fuerzas y hacer magia. Y todo eso mientras lo pasamos bien.


Si os fijáis, mis metas para este año consisten en volver a hacer cosas que me gustaba mucho hacer y que, por un motivo u otro, fui abandonando. A veces hay que volver a los orígenes para encontrar otra vez el camino correcto. Y en esas estoy.

¿No os pasa que, a medida que os hacéis mayores, vuestros propósitos son cada vez menos, pero con más significado? Yo estoy a un par de años de empezar a tener como único propósito «No morir».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *