TAG | 100 happy days: recopilatorio

A finales de septiembre os conté que iba a intentar demostrar que puedo ser feliz cien días seguidos participando en la iniciativa #100happydays para Instagram. Los cien días han pasado volando y ahora quiero enseñaros las fotos y contaros qué me ha parecido el desafío.



Si queréis ver las imágenes más en detalle, podéis encontrarlas todas aquí juntitas. No creáis que me pasé cien días viajando ni haciendo cosas alucinantes por primera vez; mis momentos felices fueron más bien cosas como un dulcecito, una manualidad, un nuevo pedido… ¡Si en realidad yo con comerme un cruasán o dibujar durante un rato ya tengo el día hecho! Pero de eso se trataba, de apreciar esos pequeños momentos y entender de una vez por todas que no hacen falta grandes cosas para ser feliz.

Respecto al tema de la constancia tengo que decir que ha sido menos difícil de lo que me imaginaba antes de empezar. Fallé tres días, en los que se me pasó la hora sin darme cuenta. La primera de esas veces me sentí decepcionada conmigo misma y, en mi línea catastrofista hasta el ridículo, pensé que menudo dramón y que qué poco constante soy y que mejor dejarse morir. Luego me di cuenta de que no tenía sentido ponerse de bajona por esa tontería, si en realidad lo único que pretende el reto es todo lo contrario.

En definitiva, tengo que admitir que, aunque nunca dejaré de ser una pesimista, he aprendido a apreciar las pequeñas cosas buenas del día a día que están presentes incluso en los días malos. ¡Bien por mí!

A los que habéis hecho el reto, ¿qué os ha parecido? ¿Lo habéis completado, aunque sea con trampas, como yo? A los que no, ¿tenéis ganas de hacerlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba