Un día en mi vida | 08/04/2020

Muy de vez en cuando publico esta clase de posts y normalmente os gustan bastante. Se trata de un resumen de lo que es un día en mi vida, estructurado de la siguiente manera: cada hora en punto, desde que me levanto hasta que me acuesto, saco una foto en la que se vea lo que estoy haciendo en ese momento. Me pareció interesante hacerlo en este contexto tan extraño, porque creo que dentro de un tiempo me molará repasar este post y recordar cómo era mi vida durante la pandemia.


9:00

Me desperté poco después de las 8:00, pero tenía la alarma programada para las 9:00, así que aquí ya llevaba un buen ratazo remoloneando en cama.


10:00

Antes de hacer la compra, recogí la ropa del tendal y la coloqué en su sitio.


11:00

A esta hora estaba haciendo cola para entrar al súper y, obviamente, no llevaba el teléfono móvil conmigo.


12:00

Al llegar coloqué la compra. Me encanta la sensación que tengo cuando lo hago, y es que toda esa comida que guardo en la nevera y los armarios haciendo gala de los años que dediqué al Tetris me permiten no tener que pisar la calle en una o dos semanas.


13:00

Después de intentar hacer unos ejercicios de ballet sin mucho éxito, me senté en el suelo del salón a tomar el sol en las piernas durante un buen rato. Ya tenía la vitamina D baja de antes, no me quiero ni imaginar cómo la tendré ahora.


14:00

Preparé la comida. Me tocó pechuga de pollo, champiñones y coliflor.


15:00

Después de comer me puse al día con los canales que sigo en YouTube.


16:00

Tocó limpieza general y aquí me encontraba fregando el taller.


17:00

Y aquí me pilló con el baño.


18:00

Jugué a Keep Talking and Nobody Explodes con mi hermana y mi cuñado. Consiste en que uno tiene que desactivar una bomba que sólo él ve, mientras los demás le dan instrucciones sirviéndose de un manual.


19:00

Seguíamos con el juego, que es super adictivo y no podíamos parar, ¡os lo recomiendo!


20:00

Lo que hice a esta hora no es ninguna sorpresa: aplaudir por la ventana


21:00

Preparé una cena que no era la que me tocaba, pero no me apetecía cocinar, la verdad sea dicha.


22:00

Antes de leer y quedarme dormida, terminé de preparar el post para dejarlo programado.

br>

Lo cierto es que mis días de cuarentena se parecen mucho a un día cualquiera de fin de semana en mi vida pre-covid, salvo porque me faltan esos larguísimos paseos en solitario que tanto me gustan. Y sí, soy consciente de que me encuentro en una posición privilegiada. Lo único que se me pide es que me quede en casa, mientras otras personas están dando el callo para que todo pase lo antes posible y con el menor coste.

¿Vuestros días han cambiado mucho? ¿Cuál es el resumen de un día de cuarentena en vuestra vida?

Podéis ver entregas anteriores aquí: septiembre 2016, julio 2017 y septiembre 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba